El primer aceite que se ha merecido la estrella.

Menos fricción para aumentar la potencia.

Seguro en cualquier situación. Y a cualquier temperatura.

Máxima durabilidad.

Menor consumo. Menos emisiones. Más potencia.