Buscar

Tracción integral: siempre y en cualquier lugar.

Distribuye la fuerza ahí donde es necesaria.

Quien ha pilotado alguna vez un modelo con tracción a las cuatro ruedas no querrá renunciar nunca a esta tecnología. Esta técnica optimiza la seguridad de conducción sobre calzadas húmedas o nevadas, favorece una conducción dinámica en curvas, aumenta la estabilidad direccional al conducir a alta velocidad y mejora la capacidad de aceleración sobre suelo sin compactar. Convénzase por sí mismo.

La disponibilidad de un equipo depende del motor y la configuración elegidos. Encontrará estos detalles en la información del equipamiento correspondiente.